Líquido amniótico

baby-1531060_1280

El líquido amniótico, que rodea y protege al embrión en desarrollo en el útero, podría tener la clave para curar una grave enfermedad intestinal que afecta a los bebés prematuros. El trastorno, una inflamación severa llamada enterocolitis necrosante, puede destruir los tejidos del intestino y conducir a fallo orgánico múltiple y muerte.

Un estudio realizado con animales, publicado en la revista Gut, muestra que las células madre del líquido amniótico pueden reparar parte del daño e incrementar las posibilidades de supervivencia.
Algunos órganos de los bebés prematuros no están preparados: aproximadamente uno de cada 10 bebés prematuros que están en cuidado intensivo neonatal desarrollan enterocolitis necrotizante. Aunque la leche materna puede reducir los riesgos, el único tratamiento principal es la cirugía para extirpar el tejido enfermo. Sin embargo, el 40% de los que necesitan cirugía no va a sobrevivir. «Es un problema importante que además va en aumento», explica Simon Eaton, del Instituto de Salud Infantil del University College de Londres.SupervivenciaLa investigación, realizada en un modelo de rata capaz de desarrollar enterocolitis necrotizante mortal, mostró que el uso de inyecciones de células madre parece aumentar el tiempo de supervivencia. Eaton, en declaraciones a la BBC, aseguró que se había podido prolongar la supervivencia.Se sabe que las células madre poseen efectos antiinflamatorios, pero esta es la primera vez que se ha demostrado que las células madre del liquido amniótico puede reparar el daño en los intestinos. Ahora bien, los investigadores reconocen que harán falta muchas pruebas para averiguar si el tratamiento podría funcionar en los bebés.
Además, las células madre tendrían que ser de un donante, ya que no sería práctico para almacenar el líquido de cada parto. Ello significa que existe el riesgo de rechazo.